lunes, 13 de agosto de 2012

MI VIDA COMO TRAPERA

Ya no descubro nada a nadie,hace tiempo asumí públicamente que soy trapera.
En el sentido literal de la palabra,"persona que recoge todo tipo de trapos".
Es así como llegan a mis manos a veces cosas de utilidad dudosa.
Como estos rollos de bieses,que proceden de un taller de confección.
Su destino era la basura,pero alguien que me conoce los rescató...."puede que tu hagas algo con ellos"
   Por mi taller han dado algunos tumbos sin encontrar destino,hasta que perdida por internet encontré la idea.
               Hacer alfombras no es cómodo,el ganchillo es demasiado grueso y hay que cogerlo con toda la mano.La labor coge mucho peso y no se maneja bien.Duele la muñeca y no se puede hacer durante un rato largo.Pero el resultado es muy bonito.
La que veis acabada tiene un metro de diámetro.Si me anino la agrandaré un poco.
La que estoy haciendo ahora...no se como acabará.
Quedan muchos rollos,un día u otro los terminaré,en alfombras,bolsos...que se yo!


7 comentarios:

Septiembre dijo...

Marga, yo también quiero ser trapera.

Me gusta.

Me falta aprender a crecer, a menguar, a tener paciencia para dominar el ganchillo y no dejar que él me domine a mi.

Besos.

myssja dijo...

A mi me encanta, merece la pena

Los Retales De Mi Abuela dijo...

Yo también. Trapera como tú.
Me enamora tu blog.
Un besazo desde Cuenca.
Carmen

beatriz dijo...

Has probado a trenzarlo y coser las trenzas?se tarda un poco pero no hay que hacer tanta fuerza y quedan unas alfombras y unos cestos chulísimos, yo para el ganchillo prefiero hacer trapillo con las camisetas.

SOGAMAR dijo...

Me encanta. Me parece muy original.

SOGAMAR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Olga Cabello dijo...

Una definición muy divertida. Trapera!!!!!!. ja ja. En tonces también soy del club.

Un beso.

Olga