martes, 13 de agosto de 2013


Tenía dos horas de vida y se agarró a mi con fuerza.
Como cualquier abuela, me derrito.
Podría pasarme media mañana explicando lo precioso que es,lo bien que come, cómo mira a su alrededor queriendo conocer ya algo mas de este mundo al que ha llegado.
Pero no hace falta porque como a mi os ha pasado,y si no....pues lo entendereis cuando llegue a vuestras vidas un lucero como éste.
Yo feliz.

7 comentarios:

puntadas de una peregrina dijo...

Enhorabuena abuela, a disfrutar.

Un saludo

Maria

aidyltala dijo...

¡¡Enhorabuena !!para toda la familia.
Un beso

pilar dijo...

felicidades! los nietos nos cambian las prioridades, un abrazo desde Corella.......

María Pilar dijo...

Felicidades SUPERABUELA, te echamos en falta en Pradillo. Un abrazo

Mavi. dijo...

Enhorabuena Marga, esa felicidad es para siempre.
Un beso para todos y en especial para el bebé.

EL RINCON DE CHELO dijo...

ENHORABUENA!!!!!! te entiendo perfectamente, ese "enchochamiento" es crónico!! dura toda la vida...asi que hazte con un buen babero que te va a hacer falta, bss

Carme Torras dijo...

enhorabuena Marga!!!que ilusión ser abuela no?? un besazo y a disfrutar de nieto.